Fotografía infantil en ausencia de luz

 

 

Fotografía de un niño pequeño con la cara iluminada jugando con un tablet en la oscuridad

 

La luz es el mejor aliado de una fotografía. Una foto con buena iluminación puede casi funcionar por sí sola. Pero como en todo en la vida, a veces romper las normas es válido.

 

Cuando hablamos de niños, el final del día suele ser el único momento de descanso para ellos. Y justo en ese momento creemos difícil sacar una foto pensando en la máxima de “no hay suficiente luz”.

 

 

En esta ocasión Javi estaba en sus últimos minutos de día. Le había cambiado un cuento por un rato de iPad.

 

Y de repente vi la foto. Le vi tan ensimismado y tranquilo que aproveché precisamente la falta de luz para encontrar el reflejo de la luz del iPad en su rostro. Es más, apagué una iluminación indirecta que había en el salón en ese momento para concentrar toda la luz de la foto en ese punto.

 

 

A veces precisamente la ausencia de iluminación es lo que puede darte una buena foto

Otro ejemplo más de que la cámara del móvil también puede darte gratas sorpresas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *