La regla del horizonte

Regla del horizonte

 

Esta fotografía ya es de hace tiempo y además no la saqué yo, pero tengo un amigo tan amable que me ha cedido los derechos de la imagen para usarla para este post.

 

Con esta fotografía pretendo explicaros gráficamente una de las reglas existentes en la composición fotográfica, la regla del horizonte.

 

 

 

 

¿En qué consiste esta regla? 

En realidad esta regla viene de la regla de los tercios, de la que hablaremos otro día, así que ahora no me voy a centrar hoy en ella.

 

 

La regla del horizonte se basa en dividir la fotografía en tres lineas horizontales iguales entre

ellas, lineas que dividirán nuestra imagen en tres partes iguales.

 

Regla_del_horizonte

 

 

Según esta regla la fotografía funcionará mejor, tendrá más impacto visual si situamos el

horizonte (en nuestro caso esa linea de tanto colorido) en el tercio superior o en el tercio

inferior, huyendo siempre de situarlo en el centro de la imagen.

 

Como toda regla tiene sus excepciones, y es que con cada opción transmitimos una información diferente:

 

Situando el horizonte en la linea superior: estamos dando más protagonismo al mar (imaginaros un mar bravo o un mar en calma, o un mar con un colorido especialmente bonito, y que sea ese el motivo de nuestra imagen).

Situando el horizonte en la linea media: estamos dándole la misma importancia a las dos partes de la imagen. Esta opción funciona bien para imágenes simétricas (por ejemplo para reflejos en el agua).

Situando el horizonte en la linea inferior: estamos dando más protagonismo al cielo (imaginad un cielo estrellado o un cielo con unas nubes perfectamente formadas y que ese cielo sea el motivo que nos llevó a sacar esa fotografía).

 

 

Cualquier fotografía quiere contarnos algo, quiere transmitir una información concreta, por lo

que si usamos la composición y sus reglas para ayudarnos en nuestro objetivo de transmitir

esa información, generaremos más impacto visual.

 

En esta imagen lo que llamó la atención de mi amigo fue esa bonita puesta de sol y su colorido, por lo que situando el horizonte tanto en la linea superior como en la inferior tendrá buen resultado, si bien situarlo en la linea inferior le da un mayor peso al cielo y la gama de colores que tiene.

 

¿Cuándo aplico esta regla?

 

Lo mejor siempre es en el momento en el que sacas la fotografía. Nadie mejor que tú sabe el porqué te has decidido a sacar esa foto, si lo que te gusta es el cielo encapotado de la imagen, si te llama la atención la fuerza de las olas…

 

En función de lo que llame tu atención decide dónde sitúas el horizonte antes de darle al click.

 

También existe la opción, por supuesto, de realizarlo en el post-procesado de la imagen, pero ten en cuenta que para ello vas a tener que recortarla y por tanto perderá calidad.

 

¿Esta regla se aplica solamente a los horizontes?

 

No, esta regla se aplica a cualquier imagen que tenga un horizonte imaginario, es decir, una línea horizontal que cruce la imagen. (Por ejemplo una fotografía que enfoca de frente a una persona sentada en una mesa. El horizonte será la mesa en cuestión).

 

 

¿Qué te parece esta regla? ¿Ya la conocías? ¿Alguien en la sala que situaría el horizonte de esa foto en otra posición? ¿Tienes alguna imagen que aplique la regla del horizonte? Me encantará verla en Instagram con el hashtag #MD6horizonte

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *