StoryTelling inspiración: @passtiche

 

Sigo a Patricia desde hace mucho tiempo. Su instagram tiene algo especial que te engancha desde el principio.

 

Quizá sea su habilidad innata no sólo para componer imágenes bonitas, sino su capacidad de conjugar esas imágenes con textos cautivadores. Su sensibilidad poética se plasma en cada foto que hace, en cada verso que escribe y diría más, se plasma también en esta entrevista.

 

 

 

A pesar de lo ocupada que está y de todos los proyectos que tiene en marcha, Patricia amablemente me ha hecho un hueco en su agenda concediéndome esta entrevista.   Espero que os guste tanto como me ha gustado a mi!

 

 

Háblanos un poco de ti, de Patricia Sánchez

 

 

 

Soy gallega, nací en Betanzos, fui al colegio en Santiago de Compostela y A Coruña, y ahora vivo en Vigo. Entre medias, viví en otras ciudades en las que estudié y trabajé como San Sebastián, Madrid, Santa Clara en California y Bruselas.

 

Soy licenciada en Humanidades y Comunicación y me he dedicado durante mucho tiempo a gestionar la Comunicación de organizaciones que se dedicaban a la cooperación internacional y a lo social. Soy una apasionada del mundo de la Comunicación en su sentido más amplio y además de trabajar de responsable de Comunicación, estoy escribiendo mi tesis doctoral también sobre esta disciplina.

 

Fuera de la oficina, como me gusta decir, busco la poesía allí por donde voy. Lo que más me gusta es pasar tiempo con la gente que más quiero. También disfruto mucho con actividades como leer, observar fotos, ver películas, comer rico, escuchar música, viajar y aprender otras lenguas. La naturaleza, y sobre todo el mar, me relajan mucho. No sé cómo me las apaño que siempre estoy metida en mil proyectos diferentes al mismo tiempo.

 

 

¿ Fue antes tu interés por la poesía o por la fotografía?

 

Escribo desde siempre (cartas, diarios, poesías, cuentos) y leo poesía desde hace muchos años. Cuando dejé de trabajar en ONGs y me vine a vivir a Vigo empecé a sentir la necesidad de expresarme no tanto como parte de un colectivo sino de una forma más personal, y empecé a pensar también en pulir y compartir algunos de esos escritos más íntimos que sólo compartía con algunos o de forma excepcional. Aun así, todavía me da mucho pudor.

 

Empecé a hacer fotos cuando empecé a viajar. En California (2002) me gastaba todo el dinero en cámaras desechables y cuando me fui a vivir a Bruselas al año siguiente le pedí una cámara a los reyes.

 

 

¿Dónde has adquirido tus conocimientos fotográficos?

 

Bueno, no soy fotógrafa profesional ni nada parecido, por lo que realmente me falta muchísimo por aprender en Fotografía.

En la uni tuvimos varias asignaturas de lenguaje audiovisual. Luego hice un curso en Vigo con un profe que se llamaba Martín en un piso de Gran Vía, él me enseñó lo básico sobre composición, diafragma, luz, etc.

 

Pero sin duda recomendaría a Álvaro Sanz como el mejor profesor que conozco al que he escuchado hablar de Fotografía, no sólo por cómo transmite la pasión por la Fotografía, sino también por cualquier actividad creativa. Al final, lo que hace falta es ganas, ilusión y creer en uno mismo siendo uno mismo. Esto Álvaro lo transmite a la perfección, y a mí, con su ejemplo, desde luego me ha animado muchísimo a no cejar en mis actividades creativas. Aún cuando cuesten. Además, une la Fotografía con el viaje y la aventura, qué más se puede pedir.

 

 

 

Creo que las fotos que hago, en gran medida, salen de lo que leo, de imágenes sentimentales que van naciendo a raíz de las lecturas. La foto de un pescador la he leído antes en un poema de Bishop o la luz sobre un collado en Cabo de Gata es un poema de Valente.  Supongo que lo poco que sé de Fotografía viene sobre todo de lo que disfruto viendo fotos, películas y algunos cuadros. Cuando voy a casa de alguien por primera vez, no suelo fijarme en la decoración o en los muebles, siempre voy directa a los libros y a las fotos. Aun así, aún me queda mucho por afilar la mirada.

Sobre lecturas, el ensayo ya clásico de Susan Sontag sobre Fotografía me parece imprescindible…

 

 

¿Qué equipo fotográfico sueles manejar?

 

Tengo una Nikon D5000. Por mi cumple mi marido me regaló una lente de 50mm. Me la llevé a algunos viajes y estaba súper contenta con cómo me manejaba con ella y con cómo salían las fotos, sentía que lo hacía todo más fácil y bonito, pero justo se ha roto hace un par de semanas y estoy desolada, ¡necesito hacerme con otra igual pronto!

En instagram sólo subo fotos hechas con el móvil, uso un iPhone 5s.

 

 

¿Qué significa para ti Instagram y tu cuenta en esta red social?

 

He ido pasando por muchas fases por Instagram, supongo que como todos, ya que llevo allí un montón de tiempo.

 

Por trabajo y por circunstancias personales viajo bastante y me gusta ir registrando todos los lugares por los que voy pasando. Hablo de viajes no sólo en sentido literal: me gusta registrar también las calles que transito en el día a día en la ciudad donde vivo. De alguna manera creo que esos lugares van hilando lo que soy. Instagram es una manera de tener los ojos abiertos e ir haciendo anotaciones a pie de página.

 

Me gusta hacer fotos de las ciudades y los pueblos que visito: las historias que encierran las fachadas de los edificios viejos, los niños que juegan en la calle o los músicos que tocan en la calle… ¡hay tanto en común en todas partes! Y luego está la naturaleza, y el mar, claro, que en Galicia está tan presente y de una forma tan dominante. Creo que en mis fotos se nota cómo el mar y la naturaleza actúan como un bálsamo para mí. Puede decirse que Instagram es una colección de mis paisajes emocionales en los que, es cierto, a menudo intento instalarme como mera espectadora en la distancia, como si intentara observarme desde fuera.

 

 

 

Bueno, y luego está la parte social, que para mí es fundamental. Con el tiempo, se ha ido sumando un montón de gente a mi cuenta… ¡y gente muy maja!, así que también la utilizo para divertirme, comunicarme con gente afín, conocer otras sensibilidades y ver imágenes fantásticas de todo el mundo.

 

¿Cuál es tu proceso creativo?

 

En el caso de Instagram, hay dos procesos: uno es el que decía de ir con los ojos abiertos por la calle o por la naturaleza y hacer la foto, aunque es raro que suba una foto al instante. Normalmente, la dejo reposar un poco, medio me olvido de ella, y me suele venir con fuerza a la cabeza un verso que he leído, una letra de una canción, algo que quiero contar con esa foto, entonces es cuando siento que se completa la foto, que está acabada, y la subo. El otro proceso es al revés: estoy leyendo o me asalta un pensamiento y digo “madre mía, pero si está hablando de la foto del árbol ese gigante que hice el otro día”.

Es raro que una foto no tenga su acompañamiento verbal, aunque puede pasar. Al final, es normal, una metáfora es una imagen. Muchas veces fallo, pero intento que las imágenes tengan valor de metáfora. Me divierte mucho cómo van dialogando las imágenes y las palabras, y además me enriquece. Muchas fotos me han dado versos, y muchos versos me han dado fotos. 

Al final, los temas que me mueven en las fotos, los textos y en la vida son los mismos.

 

 

¿Qué aplicaciones móviles usas para la edición de tus fotos?

Básicamente VSCO, no soy nada original, jeje.

 

¿Qué usuarios nos puedes recomendar en Instagram?

 

 

Son todos muy diferentes pero geniales.

 

 

¿ Cuál es tu fotografía favorita ahora mismo?

 

 

 

Me gustan ésas que muestran que cuando se tienen los ojos abiertos pasan cosas maravillosas, como pequeños regalos sorpresa que nos da la vida. Aquí van dos bastante recientes: una en la Habana, en que un coche pasa por delante de mis narices con el color exacto del edificio que tenemos enfrente en el Malecón y ésta otra en Vigo, donde las flores abriéndose con violencia y la mujer mayor en la misma instantánea es una reflexión sobre el paso del tiempo, el esplendor y la fugacidad de la belleza y la celebración que es la vida. Bueno, eso pensé yo cuando lo vi, jajaja.

 

 

Háblanos de esos proyectos en los que estás involucrada ahora mismo

 

 

Este año y el pasado mi proyecto personal al que he dedicado mi tiempo de ocio y energía es el doctorado del que hablaba en la primera pregunta. Aún así, he colaborado en dos proyectos colectivos que creo tan ilusionantes e importantes que me resultaba imposible no implicarme.

 

El primero es Proyectoewa, un colectivo interdisciplinar de profesionales en el ámbito de la comunicación, el arte y la cultura que busca poetizar las calles de Vigo a través de manifestaciones e intervenciones artísticas en lugares deteriorados.  Combinamos diseño, fotografía, pintura y palabra en nuestras propuestas.

 

En este sentido, en Vigo hemos llevado a cabo varias acciones. En el marco del proyecto del ayuntamiento “Vigo, una ciudad, un color”, hemos intervenido una medianera en la entrada del barrio del Calvario y una plaza en el barrio de Navia y el fin de semana pasado poetizamos y pintamos las instalaciones de la ONG Conrazones en La Guardia, que hacen un trabajo impresionante de apoyo a familias en situación de extrema necesidad.

Personalmente, en este proyecto me gusta jugar con la capacidad de crear imágenes que generan las palabras así como revindicar la palabra en el espacio público.

 

Las peticiones para intervenciones siguen llegando así que vemos que es un proyecto necesario para dar vida, color y palabra a muchos espacios de nuestro entorno.

 

El segundo es la Revista Blusa, creada por las geniales escritoras Sara Herrera Peralta y Carmen G. de la Cueva. Blusa es una revista  que propone una mirada de género sobre la creación literaria y las artes.  Es un proyecto necesario porque se echaban de menos publicaciones que tuvieran en cuenta a las mujeres como creadoras y periodistas. Blusa es una revista hecha por una mayoría de mujeres para un público de todos los géneros. Si habéis leído los dos números que han salido ya publicados, os daréis cuenta de que los contenidos son de muchísima calidad, interesantes y además frescos y entretenidos.

En Blusa soy colaboradora fija de la sección de Fotografía, lo era también de Música en los dos primeros números, pero mi doctorado de nuevo me dio un buen tirón de orejas y me avisó seriamente de que con Fotografía era suficiente.

Blusa es un proyecto que entusiasma, parecido al que están surgiendo ahora en otros países, y espero que dure muuuuuchos años.

 

Y para finalizar, ¿tienes algún objetivo próximo en el ámbito de la fotografía?

 

Como te decía llevo meses conteniéndome para no meterme en nada más que no sea en terminar la tesis, que si no pasa nada extraño, terminaré ya en septiembre. Después de septiembre tengo mil ideas en la cabeza, pero en cuanto a Fotografía hay dos cosas que quiero hacer sí o sí: una pequeña expo en Vigo y terminar un proyecto con una fotógrafa y amiga para el que estoy escribiendo pequeños relatos a partir de sus fotos.

 

 

 

 

 

 

 

 

  3 comments for “StoryTelling inspiración: @passtiche

  1. 25 Mayo, 2015 at 8:35 am

    Gracias por descubrírmela Oly me gusta mucho, ya la sigo 🙂

  2. 25 Mayo, 2015 at 8:36 am

    No la conocia pero que interesante.

  3. 25 Mayo, 2015 at 11:05 am

    Me encanta Pasti, es tan genial por todo! Tuve la suerte de conocerla en persona en un recital de poesía y es delicadeza hasta con la mirada.
    Un besazo a las dos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *