Storytelling fotográfico: Olas del mar

 

 

 

 

Contexto: 

 

Día de playa en La Coruña. No digo mucho con esto porque llevamos un veranito que no hacemos otra cosa que ir a la playa….ya no recordábamos los coruñeses que había la posibilidad de levantarse y saber de antemano que iba a hacer sol!

Daré más datos: Playa de Espiñeiro, Mera. Playa donde no suele haber oleaje, salvo ese día. Playa en la que sube la marea sin avisar y si te despistas te vuelves a casa con las toallas empapadas con salitre y arena, como ese día.

 

Objetivo: 

 

Empezamos el verano con un Javi temeroso, no quería ver el agua ni en pintura. Si en la piscina le cubría más de la rodilla, no quería ni meterse, en el mar decía que le iban a comer los tiburones… Imaginaros el percal.

Estamos terminando el verano con un Javi que dice que sabe nadar sin manguitos (hasta que comprueba que no, pero al día siguiente necesita comprobarlo de nuevo) y que salta olas sin parar.

Mi objetivo por tanto ese día era retratarle en el agua y reflejar el estado del mar, para que luego me creyesen cuando les dijese que se había bañado. 

 

¿Por qué funciona esta foto?

 

En mi opinión por varios motivos:

 

  • El estado del mar: la foto capta el momento en que la ola bate en la orilla y se refleja su explosión. Si la foto hubiese sido un segundo antes o después, ya no sería lo mismo. Esta foto fue tomada con el iphone pero si escoges una cámara reflex recuerda aumentar la velocidad de obturación para ser capaz de congelar el movimiento.
  • Las texturas: en su batir la ola arrastra arena y forma espuma. Gracias a aumentar la claridad de la foto en VSCO, aumento su contraste y estas texturas, que tanto me gustan, se hacen más perceptibles.
  • Los protagonistas realmente dejan de serlo y se convierten en parte del decorado, aportando un elemento visual importante. Dos niños jugando con un camión en el mar agitado. El estar colocados en la esquina superior derecha también ayuda a guiar nuestra atención hacia ellos una vez que observamos toda la potencia de la ola.
  • El color del mar:  ese tono aguamarina que se observa tras la ola le da el punto de saturación necesario. También lo potencié con VSCO
  • Imagen limpia: no hay más elementos que distraigan nuestra atención (otras personas en la escena, etc). Sólo la ola y los niños.

 

Has capturado imágenes de las olas este verano? Me encantará verlas en Instagram bajo el hashtag #MD6olas

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *