Fotografía en blanco y negro

 

Empiezo el post diciendo que no soy de blanco y negro.

Me cuesta bastante pasarme al “lado oscuro”.

 

Cuando hice el curso “Naturaleza de las Personas”, de Raquel Chicheri, (que recomiendo sin duda alguna!) me encantaban sus fotografías pero no me veía a mi misma haciendo ese tratamiento de la imagen…Reconozco que a veces lo conseguía y me quedaba satisfecha, pero en la mayor parte de las ocasiones tenía que darle a “deshacer” y quedarme con los tonos de la realidad. Cuando imagino, imagino en color, pienso en la fotografía como pienso en la pintura, en los cuadros…y como aficionada al arte de la pintura que soy, veo fotos en color.

 

Llevo una temporada intentándolo y probando distintas ediciones en blanco y negro. Hoy he probado con esta imagen, que te presento en blanco y negro y en color:

 

 

Por más que las miro, me sigue aportando más el color, me da más información y eso me gusta, me gusta tener información del contexto y no perderme los detalles.

 

Una vez me aconsejaron que si el color no estaba aportando nada a la fotografía, era mejor dejarla en blanco y negro.

Pero…¿y que pasa cuando crees que el color siempre aporta información?

 

Eso es lo que ocurre generalmente. Comparo color y monocromo y siempre gana el monocromo! Qué me pasa, doctor?

 

Básicamente creo que es porque vemos en color y mi fotografía me gusta que sea fiel reflejo de la realidad. Quiero mantener los matices que aporta el color, la luz reflejada en la ropa, en la hierba, el color del cielo, los tonos de la piel, etc. Si las paso a blanco y negro pierdo el detalle de los colores de la alfombra, me tengo que fijar demasiado para encontrar un cuento en la manta, me pierdo el tono que tenía la luz sobre las cortinas, etc

 

Básicamente uso el blanco y negro cuando:

  • Tengo varias fotografías de un mismo evento, día o sesión, para que resalten unas sobre otras, para darle diversidad. Suelo hacerlo así en las sesiones de fotografía familiar, para que destaquen en el álbum.
  • En algunas ocasiones sí soy consciente de que pasando una foto a blanco y negro, tiene más poder emocional. Generalmente me ocurre únicamente con fotografías que no tienen muchos detalles (un retrato, un fondo ya de por si que no tenga varios colores, una fotografía en la que básicamente sólo haya una emoción, una expresión, una mirada, nada que lo rodee).
  • Cuando llevo tiempo buscando el tono perfecto para una fotografía, sin éxito. Entonces es mi salvación. La paso a blanco y negro y voilà! Funciona!

 

En cualquier caso, soy consciente de ciertas ventajas que tiene el uso del blanco y negro, que en mi opinión son las siguientes:

 

  • Una fotografía en blanco y negro generalmente impacta más. El color es más habitual, el blanco y negro no.
  • En la fotografía en blanco y negro la composición es más importante. En la fotografía en color, es el propio color el que nos distrae, nos aporta información. En la fotografía en blanco y negro la técnica queda más expuesta.
  • ¿Te gusta la fotografía de alto contraste? En blanco y negro funciona fenomenal
  • El blanco y negro es como volver a los orígenes de la fotografía. Y lo retro está de moda 😉
  • Aporta profundidad, emoción, dramatismo.
  • No me gustan los cielos en monocromo, pero prueba a pasar una fotografía de un cielo nublado a blanco y negro. Es la excepción!

 

Lo que ocurre es que mi estilo no es dramático, no es impactante, no busco sombras y luces, no me dejo guiar especialmente por la composición preparada de la imagen….Aún así, estoy decidida a darle una nueva oportunidad y comprobar la emoción que me provocan mis fotografías en blanco y negro.

 

Y tú? qué opinas? Blanco y negro o color? Quieres regalar o regalarte una sesión de fotos en color y blanco y negro?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *