Consejos de fotografía familiar: Espera al descanso

 

La fotografía familiar no es fácil….capturar los momentos de los más pequeños es todo un desafío y más aún conseguir que esas capturas transmitan la emoción del momento.

Mi intención es daros pequeños consejos de fotografía familiar, muy fáciles de tener en cuenta en vuestras fotografías caseras.

Nada de grandes lecciones ni conocimientos técnicos. Ideas de fotografías que fácilmente puedes replicar, cosas a tener en cuenta, maneras de fotografiar de forma natural, consejos para transmitir la historia que hay detrás de cualquier foto. 

 

Hoy te hablo del momento de descanso y cómo sacar provecho de él en tus fotografías.

 

 

A veces estamos intentando captar una imagen en movimiento, persiguiendo a los más pequeños por toda la casa para conseguir “La foto”, obligándoles a posar durante largos ratos, interminables siempre para ellos.

Conseguimos por tanto poses forzadas, cuando no quejas y lloros…Y nos olvidamos siempre del momento en que ellos descansan, en que se olvidan de la cámara y en donde podemos captar realmente esa naturalidad que queremos. Esto que te cuento a veces se me olvida a mi también, y voy en busca de “la fotografía perfecta”…

 

 

Te pongo este ejemplo: Carnavales 2018.

 

Mis hijos enfundados en sus respectivos disfraces, que obligué a ponerse antes de salir para la fiesta en cuestión de ese día (porque la semana de carnavales tuvimos fiesta tooooodos los días….).

 

Media hora, sin exagerar, para intentar sacar una foto de los dos juntos con los disfraces puestos.

Primero en el suelo, yo subida a la cama. La peque se me escapa gateando. El mayor se me enfada porque “otra fotos, mamá!”.

Les doy unos juguetes y les pongo delante del armario. Paloma ya directamente se pone a llorar y el hermano mayor tiene cara de muy muy pocos amigos.

Ahora les subo a la cama, previa colocación del fondo de la foto, el edredón estirado, los cojines, etc… La peque se me quiere tirar al suelo.

Aborto misión definitivamente.

Resultado: ninguna foto decente, los niños movidos en casi todas las fotografías, yo sudando de ir detrás de uno y de otro, los niños me escapan.

 

Cuando me descuido y ya estoy en fase de “que le vamos a hacer, otro año será”…los veo tumbados sobre la cama, descansado del mal rato que su madre les había echo pasar…la pequeña disfrutando del chupete que le había robado para la sesión y el mayor agarrándole tímidamente la manita.

 

Y en ese momento volví a sacar la cámara, en esta ocasión sin decir ni mu, para captar esa imagen natural y llena de ternura.

No se ve el traje de Superheroina de mi hija, ni la cara de su hermano, no están mirando a la cámara ni sonríen, pero te puedo asegurar que la imagen supera cualquier imagen que tenía preconcebida para la sesión.

 

Aprovecha los momentos de descanso de los niños para captar su mejor retrato. Después de una tarde de juegos, cuando vuelven cansados de una fiesta, después de un partido, cuando están viendo la televisión, etc.

¿No querías tenerlos “quietecitos” un rato para la foto? Pues ese es el momento en que ellos han decidido estar quietos. Respétalos y aprovecha el momento!

 

Y es que las fotos naturales y espontaneas son siempre las mejores! No crees?

Me encantará ver cómo aplicas este consejo en tus fotografías. Puedes compartirlas en Instagram bajo el hashtag #capturandorecuerdos

 

 

Contacta conmigo aquí si quieres guardar un recuerdo de tu familia! 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *