Cómo guiar la mirada por una fotografía

Cómo guiar la mirada por una fotografía

 

Dentro de los consejos de fotografía familiar que estamos viendo, y después de hablar sobre cómo fotografiar a contraluz , hoy te comento la importancia de saber cómo observamos las fotografías.Y con esto me refiero a cómo procesa la información el ojo humano a la hora de ver una fotografía.

Es importante conocerlo porque nos ayudará a elaborar fotos que funcionen y que transmitan el mensaje que queremos transmitir.

Saber cómo guiar la mirada por una fotografía nos ayudará a transmitir el mensaje que queremos transmitir y a contar una historia con nuestras fotos.

 

Con la ayuda de elementos cómo la luz, las líneas (visibles o invisibles), los colores, los patrones, luz u oscuridad de parte de la imagen, enfoques o desenfoques, etc, prepararemos el camino que queremos que los ojos sigan al mirar nuestra fotografía.

 

 

 

Fíjate en esta fotografía. Mis hijos jugando con su padre en el sofá.

 

Hay muchas formas distintas de tomar esta fotografía, puedes fijarte en distintos detalles y contar esta historia desde distintos puntos de vista.

 

En este caso decidí colocarme detrás de Paloma, para centrarme en el juego entre ellos, en la interacción y el movimiento. Ese es mi centro de interés

El encuadre lo he elegido teniendo en cuenta que quepa toda la escena y que todo lo que esté incluido tenga un sentido, dejando fuera otros elementos que pueden distraer (la mesa del salón, los cuadros de la pared, etc).

Lo primero en lo que reparo es en Paloma, que está en el primer plano y me he colocado justo detrás de ella.

Ella está mirando hacia Javi, por lo que guía mi mirada hacia él. Me fijo entonces en la expresión de su cara, la sonrisa, y busco qué está haciendo. Es entonces cuando interpreto el juego que está llevándose a cabo, la interacción con su padre, y el movimiento (totalmente visible gracias a no haber congelado la imagen totalmente).

Las piernas de Javi me vuelven a llevar a Paloma, creando un triángulo (que funciona bien en fotografía), y me fijo entonces en que en su rostro se intuye una sonrisa, completando la historia que quiero contar.

 

 

Llevo la fotografía al blanco y negro para no perderme en los detalles y además acentuar en contenido emocional de la fotografía (tal y como te contaba en este post).

 

He compuesto esta imagen para guiar la mirada del espectador y ayudarle a leer la historia que quiero contar con ella.

Haz storytelling fotográfico ayudándote de estos recursos.

 

En realidad no tengo todo esto en mente a la hora de sacar la fotografía, no te vayas a creer! Pero gracias a saberlo, a reflexionar sobre ello  y gracias a haber visto muchas fotografías que lo aplican, supongo que tiendo a aplicarlo en mis propias fotos.

 

¿Cómo guiar la mirada por una fotografía?

Tienes varios recursos diferentes:

 

  • Ten en cuenta la forma en la que el ojo humano tiende a procesa la información (de izquierda a derecha y de arriba a abajo)
  • Piensa cuál es el centro de interés en tu fotografía, en qué quieres centrarte, y dale el protagonismo que se me merece. Elabora tu fotografía teniéndolo en cuenta. Para ello puedes hacer uso de la regla de los tercios, la regla del horizonte, los elementos repetidos, etc (distintas reglas de composición que pueden ayudarte a potenciar aquello que te interesa).
  • Usa las líneas a tu favor, teniendo en cuenta su significado.
  • Decide si quieres la fotografía en color, en blanco y negro, si quieres potenciar o reducir el color de alguna zona en el post procesado, etc.
  • Si tienes varios elementos, intenta unirlos creando un triángulo imaginario que los relacione entre si.
  • Puedes darle más o menos importancia a determinados elementos de la escena haciendo uso de la luz (iluminando más o menos algunas partes), enfoque (enfocando o desenfocando distintas partes), uso de distintos planos, contraste, etc. Puedes hacerlo tanto a la hora de tomar la fotografía como a la hora de procesarla.

 

En mis sesiones de fotografía familiar intento siempre aplicar estos recursos para contar la historia de esa familia. Cada familia tiene una historia y cada historia distintos protagonistas.

 

Practica fijándote en cómo observas las fotografías de otros, piensa en detalles como:

  • ¿Cuál es el centro de interés en esta imagen?
  • ¿Cómo se resalta? 
  • ¿Todo lo que está incluido en la fotografía tiene un por qué?
  • ¿Qué es lo primero que he mirado? ¿Y después? ¿Y por último?
  • ¿Qué historia cuenta esta fotografía?
  • ¿Qué ayuda a contar esta historia? ¿Qué distrae?

 

Si practicas lo suficiente viendo otras fotografías y analizándolas, podrás aplicarlo en tus propias fotos y conseguir de esta manera guiar la mirada del observador y contar la historia como tú quieres contarla, como si de un libro se tratase.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *